jueves, 26 de noviembre de 2015

El humor de las masas.

El humor de las masas.

las masas a veces hacen revoluciones
y otras veces aman sin razón
a quién les robe el futuro
y les absorba la potencia

a veces pueden ser románticas
y otras veces regocijarse
mientras el otro se desangra

por eso en el pasado lejano
sonreían a carcajadas
ante las hogueras en las plazas
con carne humana ardiendo

y en el pasado cercano
de mutuo acuerdo simularon sordera
ante el grito estremecedor
de miles que desaparecían

y en el presente inmediato
se desgarran el espíritu
convenciendose que para ser feliz
hay que ser esclavo

y en el futuro cercano (y peor)
seguirán diseñando novedosas fronteras

modernizando el odio
ofreciendo como paz
actualizaciones de la guerra
rebalsando el asfalto
de control y pibes muertos

premiando al mayor justiciero
matando entre sonrisas en un linchamiento
satisfaciendo sus deseos más secretos
ya que nada más igualitario que el goce.



miércoles, 25 de noviembre de 2015

Caminar

quiero ser un camino
y no una frontera
del fuego venimos
y al infierno vamos
pero ni cenizas hoy somos
la mayoría sueña el chispazo
la minoría sueña una llama
el fuego es interpretado
allí siempre el peligro
hoy cualquiera habla de redención
cuando respiraramos inseguros
y desconfiamos hasta del viento
dormimos sin soñar
o soñamos sin dormir
arrastrados crecemos
desvelados de contracturas
y gordos de la impotencia
salimos al amanecer a enfrentar la ciudad
donde está prohibido hablar
y solo hay que seguir las señales
como perros marcamos un territorio 
que es nuestro solo un rato
pero ni las ovejas son tan mansas
y ningún rebaño es tan obediente.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Bifurcación

Bifurcación

ni yo sé cómo hice
ni en que venía pensando
pero me perdí en el camino al trabajo

naufragué 
y la recompensa fue la soledad
ahora nadie me prohibe soñar
y me dice para pintar
cuales son los colores permitidos
y hasta donde puedo correr
o cuál es el límite del patio
eso ya lo sufrí
cinco añitos en rejalandia
y otros tantos acá afuera

ahora si quiero puedo amar
a las vírgenes más paganas y sagradas
hijas de esos santos
que derrocaron dictadores

y que sembraron sonrisas en la tierra
que cosecharon alegrías para el campesino
y le dieron de comer
el hermoso pan de la conciencia
a la panza y la cabeza del obrero.