miércoles, 28 de diciembre de 2016

Un dialecto en guerra con la urbe.

entre todos los basureros
que los villeros excarvan y perforan
para alimentarse de lo que pinte
y reintegrarse a su desintegración

sin tener certezas históricas
o investigaciones geológicas
que los amparen, que los respalden,
que los valoren
igual han hecho brotar una lengua

con un indice efervescente
signos verificados metafísicamente
pero confinados en la leyenda
y en los laberintos de la dominación escolar

se ríen los mismo autores de los neologismos
de sus creaciones históricas y paradigmaticas
no pueden creer que ellos los monstruos inventan palabras
cotidianamte
al final de cuentas la verdad es del capital
es un peligro no entrar a la repetición
el padre enciclopédico brinda consesiones
absurdas banalizaciones vulgares
chistes en los instantes de la guerra cotidiana

ese campo de batalla digital
sin patrullas infernales
sin besos que hagan un puente sobre una trinchera
sin vietnamitas científicos de la justicia

el consuelo son esas palabras marginales
que los analfabetos más bondadosos dan a luz
razón de burla para los coyotes semioticos
remodelados por internet y resentidos por su fracaso
pero esas las letras anormales son flechas de lava

rompen el tiempo,
se olvidan al espacio
gambetean el tobogán académico
caminan bajo una sonrisa que hechiza a la muerte.

martes, 27 de diciembre de 2016

Adentro del tiempo, afuera del alma.

Estamos presos en la época
sus coordenadas​ confunden a nuestros barcos
Las cadenas de la época relantizan el caminar
los muros de la época nos cuidan de invasiones
los libros de la época nos salvan ​del delirio
los artistas de la época regulan la libertad
la época es la madre de la ​realidad y​
arregla todo por las madrugadas
cuando los sueños despiertan.
 
La época explica lo inaccesible
purifica lo inclasificable
seduc​e​ toda inquietud cósmica...
deja en ridículo la novedad.

La época son una familia de palabras
una tribu de rasgos faciales
una manada de muecas
la época responde sin pregunta
se anticipa a toda inquietud
es recibida con alfombra de flores 
en el boliche de las pasiones
es la represa de nuestro llanto
se alimenta de nuestros inventos
goza con nuestra lujuria 
inhibe los bienes de nuestro espíritu. 
Materializa nuestra fatiga
descansa mientras mordemos el vacío
la época​ nos ​impone la privacidad
¿Será entonces que las revoluciones ya no serán en la calle? 
¿Y serán las asambleas entre todos los demonios internos? 
¿Y que demonio triunfará y tendrá el valor de bajar 
y enfrentar al pueblo cantante de la venganza?​
Habrá guerra afuera del ser
y entre los ejércitos de las células que nos componen
la conquista del alma dependerá 
de la estrategia de cada ejercito molecular​.
Nada mas triste que descubrir que no somos uno solo​
sino millones​ reflejados en una finitud carnal. 
Hay que destruir el mito del individuo
no existe la coherencia orgánica
paralelamente a una sonrisa en la región de la boca
​e​n las adyacencias de un músculo de la pierna
se puede vivir una densa tortura.
Mientras los ojos sonríen, 
los dedos del pie callados lloran. 
Pero en el borde de la época, 
en la ventana del tiempo, 
donde el espacio pasa de costado, 
no hay ideales, no hay formas, no hay necesidad de una ética, 
el viento sopla claro, 
entre la punta de un segundo y otro se puede destruir las certezas 
y hay que estar alerta de no convertirse 
en la sombra de nuestras mentiras, 
en la sustancia de nuestras mascaras inconscientes...



viernes, 9 de diciembre de 2016

Exomologesis.


aventureros sociológicos
construyeron una nave inmobiliaria
fundaron la antropología de los decorados
personajes conceptuales de piel blanda
gladiadores del no se qué
el vaso de agua que no puede ser interpretado
con la válvula fracturada
hacen perdurar el motor
baldozas infinitas a barrer
una escalera horizontal de interrogatorios
ofertas excitacionales
enrolamientos arteriales
mascaras editoriales
formularios sensoriales
temor ante la sombra del ser
placer al alcanzar el baldío centelleante
el cemento coaccionador
con los ojos inanimados
el rechazo al hachazo
a lo que irradia el martillazo
esta pulsión a los delantales blancos
esta propuesta muda pero llena de música
a la literatura fantástica de los diagnósticos médicos
a los certificados bárbaros de evolución
a lo que desintegra el átomo de rebeldía
el movimiento de los artilugios hidráulicos
al servicio de un inmueble hechizado
la obsesión por la higiene moral
obnuvilación orgásmica de la humillación
todos los candados que cierran el amor
la gran guiñada de ojo universal
un secreto que no depende del lenguaje
ese rincón donde el ser es y simultáneamente no
los ángulos soberbios de nuestras pasiones
negar el obsequio divino de respirar
todo lo que tiene de geométrico el dolor
nadar en la vida rebalsado de virtudes
retratar las lineas claustrofóbicas de la modernidad
reforzar el intento cinematográfico
por colonizar al menos el envoltorio del alma humana
el idéntico objetivo de una pequeña minoría de autores
con la misma cantidad de pesimismo
y de romántica certidumbre
una danza ritual en memoria del Tanathos
un baile de robots filosóficos
del cristianismo a Grecia
los afectos rentángulados
una oda a la arquitectura
sanciones para salvarse.