viernes, 19 de diciembre de 2008

El tema de moda

El tema de moda

INSEGURIDAD : SICOSIS y REALIDAD.

Tres segundos dura el lapso entre prender el televisor y encontrar a alguien hablando supuestamente de lo terrorifica que esta la calle, de la sangre que caen en las alcantarillas, de que ya no se ve a nadie en las veredas, que las plazas estan vacias y que cada hogar se convirtió en la trinchera anti-pibe chorro, anti-villero.
Escuche a “prestigiosos periodistas” decir que hay que vivir con miedo y a la expectativa de que te roben las 24 horas para vivir seguros, y plantear cuales serian algunas de las soluciones, entre ellas estaban: empezar a mandar a los pibes de 14 años a sierra chica, alambrar, amurallar, rastrillar, torturar y encerrar a la gente de las villas, aunque es algo que nunca se dejo de hacer pero como ahora tenemos que tener cuidado que venga un negro y nos robe algo material hay que aumentar ese trabajo que por supuesto tiene que estar a cargo de nuestros compasivos y hermosos protectores: la policia…
Señores medios de comunicación: MIENTEN, MIENTEN, MIENTEN.
Analizemos humanamente esta situación que nosotros mismos creamos y en primer lugar me gustaría tener como primer argumento algunas estadísticas. Gracias al boca en boca aca adentro pude comprobar fehacientemente que el 99% de los pibes que estamos tras las rejas vivimos en alguna villa o en algún barrio de clase media pero en una casa bien humilde (aclaro que el uno por ciento restante corresponde a un pibe que no pude preguntarle de donde era).
Todos sabemos lo que es pasar hambre, todos sabemos lo que darse vuelta de tanta droga, todos vimos alguna vez como la policia entra al barrio de cazeria, todos pertenecemos a una cultura aparte, que es la de quedar aparte de todos los eslabones de posibilidades de vida digna de esta sociedad.
Porque digo esto, asi como aumentaron la cantidad de policias en las calles y aumento el trabajo, aumentaron la cantidad de transas en los barrios y el bulto de la billetera de cada comisario, lo que permite que los cerebros de los pibes se manejen como por un instinto animal en busca de la droga. La droga en este caso y en todos los casos es la pasta base, la cocaina y las pastillas.
La droga te quita el hambre, para drogarse se necesita plata, para tener plata hay que trabajar, la unica oportunidad de trabajo es la de ahogarse doce horas diarias en una fabrica, pero como parte de nuestra esencia los excluidos en el fondo tenemos algo natural: el rechazo al sometimiento,
y entonces si ya venimos con una infancia ausente donde ya a los siete u ocho años vamos pero no estamos en la escuela, (escuela siempre precaria) y ya canalizamos en nuestro conciente lo que es una 9mm, la droga y lo que es robar, a los doce ya dejamos la escuela que nunca nos enseño nada , nos duele ver la familia que no tenemos, nos empieza a molestar el estomago que hace ruido y las zapatillas que hablan de tan rotas, y encontramos aliados de similar experiencia en cualquier esquina: asi empieza la aventura delictiva.
Tarde o temprano, casi siempre temprano, se conoce lo que es estar en cana, adentro uno no aprende nada porque las herramientas que hay son escasísimas, adentro la violencia es cotidianidad y entonces uno en vez de poder abrir los ojos de la consecuencia social que somos, nos perfeccionamos como delicuentes.
A esa altura de lo que menos tenemos idea es de lo que es vivir, simplemente somos mentes muertas en suspenso, por eso robamos y matamos sin conciencia.
¿Casualidad? Donde menos hay aparatos de contencion es en los lugares mas humildes de donde venimos y existen muy pero pocas oportunidades de poder desarollar alguna creatividad Artistica y no existen lugares para perfeccionarse en alguna actividad deportiva y tomarlo como arma para zafarle al dolor que arrastramos de herencia. Algo que podria ser basico para soñar otra cosa.
No hay salidas y las que aparecen tratan de taparla todo el tiempo.
Con un panorama tan cruel, tan inhumano, con tan poca perspectiva a futuro, con la idea de salir de caño hecha carne y de disfrazar con un par de nikes nuevas nuestra eterna pobreza, con el odio que recibimos diariamente de la televisión y de la gente, como quieren que no haya inseguridad...

Camilo Blajaquis.

20 comentarios:

dagnasty dijo...

Recibí respuesta de tu mail.

Mattini dice que querés ser sociólogo. Luego de leer tu post tengo la certeza de que vas a ser uno muy bueno. Esto que escribiste es clarísimo, es un retrato social real y verdadero de lo que pasa.


Espero que tu situación se resuelva pronto, encima el aparato judicial se toma una "feriado que es una feria" total ellos están afuera.

Camilo, voy a tratar de conectarme con M. F. Arietto, no se cómo ubicarla, asi te mando los libros por medio de ella (aocrdate de mandarme al mail algunos de los libros o temas que te interesan más, así no te envío algo que ya leíste) no se si es seguro enviarlos al instituto porque el tema es que te los entreguen, vos decime qué es mejor.

Un gran abrazo.

Diana dijo...

No sé cuando entrás a internet, pero ando recien llegada y Mati me pasó tu mensaje.
Voy a estar en casa, llamame asi organizamos una visita ya, para estos días, antes de fin de año.

Beso!!

Anónimo dijo...

Que fácil es hacerse la víctima... me das asco

Anónimo dijo...

Ahogarse 12 horas en una fàbrica.
Eso es trabajar.
Y eso es lo que hace el pueblo, y encima tiene que aguantar que los roben o los maten los hijo de mil putas que se "resisten al sometimiento"

dagnasty dijo...

Los anónimos no tienen creatividad ni para ponerse un seudónimo ni para darse cuenta donde hay "víctimas" de verdad.

Encima jamás estos anónimos como el del comentario anterior, llenos de odio y "asco", han trabajado en una fábrica, jamás, no tienen la más mínima idea de lo que es.

Ese anónimo está tan adoctrinado en la teoría del esclavo que su lenguaje deja traslucir hasta qué punto está arruinado de la cabeza: "ahogarse en una fábrica", lo asume como normalidad. Está lleno de tarados serviles con el estado de cosas como están, ahí es cuando uno piensa ¿cómo puede uno cambiar algo con tipos como este anónimo?-

Anónimo dijo...

Es fácil, pensando y escribiendo tus ideas mientras otros se ahogan 12 horas en una fábrica para mantenerte.
El problema con la amplia franja de marginalidad es que han perdido, entre tantas cosas, la cultura del trabajo. Vos no la perdiste, porque nunca la tuviste, solo producis bienes simbólicos.
Todo bien flaco, pero mientras idwas tu revolucion alguien tiene que producir lo que necesitas.

Alejandra dijo...

Al anónimo de las 16:20.
Haciendo el cálculo, Camilo nació cuando se iba Alfonsín con una hiper inflación del 400%. Las villas, esos espacios cuya aglomeración son un producto de las políticas económicas de la dictadura, se las deben haber visto negras con la hiper radical. Les faltaba que viniera lo peor.
Camilo pasó su infancia durante el menemismo y la imposición del capitalismo versión republiquetas bananeras, lo que significa que la villa donde creció Camilo debe haberse superpoblado al ritmo del cierre de fábricas del carnaval de pizza y champán menemista y su 1-a-1 mientras vos, anónimo, seguro te ibas al exterior o si tenés la edad de Camilo, te ibas a Disney con papi y mami aprovechando la ventaja del cambio.
Mientras tu clase, anónimo, empezaba el éxodo de llevar sus hijos a escuelas privadas porque la ministra Decibe por orden del Banco Mundial y decretado por Menem desmantelaban la escuela pública, Camilo iba a escuelas que se precarizaban cada vez más, sumado al desempleo de sus familias y a la ausencia del Estado impuesta por los "creadores de bienes simbólicos" del neoliberalismo de los 90s, que para venderte semejante espejito de color primero lo convirtieron en una idea, en un símbolo de que era la única manera, el Pensamiento Unico, y vos, anónimo, compraste, compraste todo.
Tu clase, anónimo, cuando se hartó de comprar en cuotas y viendo que el modelo Menem-Cavallo se agotaba, corrió a votar la Alianza del mismo modo que hoy, tu clase votaría un Cleto, y les explotó en las manos en el 2001.
Mientras tu clase, anónimo, caceroleaba porque no podía sacar más que $200 de los cajeros por semana, La familia de Camilo y la gente que vive en las villas ya no podían ni vivir de las changas porque no había dinero circulando. Camilo debe haber tenido 11-12 años en ese momento, sin ningún año bueno en su historia, y seguro que se cagó de hambre en eso días y en muchos otros mientras rotaba un presidente por semana y asumía un nuevo gobierno.
Durante el gobierno de Kirchner, tu clase, anónimo, pudo recomponer ingresos gracias a los $50 por decreto que casi mes a mes durante un año el Estado decretaba para que los privados recuperaran poder adquisitivo. Negoció el tema de la deuda con el FMI y se las pagó para sacárselos de encima, empezó a recuperar divisas con las retenciones por importaciones del agro con el boom sojero, la construcción se transformó en el gran negocio de esta década, mucha gente volvió al trabajo pero no alcanzó para todos ni todos eran mano de obra calificada para los nuevos emprendimientos después de dos décadas de embrutecimiento y marginación iniciadas con la dictadura, confirmadas por Alfonsín, recrudecidas por Menem.
El trabajo precarizado con la flexibilización laboral se convirtió en esclavitud textil, agrícola, fabril. El crecimiento no llegó a las villas como en las que vive Camilo. El famoso goteo keynesiano sólo alcanzó hasta las capas medias y poco más.
Camilo llega a su adolescencia viendo el panorama de su contexto siempre igual, siempre postergado, mientras otros crecen muchísimo a ellos no les llega nada. Lo que sí les llega es el bombardeo capitalista de consumo, el ser por medio del tener, los íconos de lujo que obscenamente exhiben los beneficiados de todos los modelos. Les llega toda "la creación simbólica" de este sistema, menos la posibilidad de acceder a algo de ello.
Como pasa en absolutamente todas las sociedades donde el capitalismo es "el bien simbólico" como ideología única, el marginado es alimentado con desprecio y odio, con abandono estatal y social, con trabajos miserables e indignos, con maltrato y cero respeto humano, caldo bien guisado por el dogma liberal económico que genera perversos, arriba y abajo; psicópatas, arriba y abajo; personas educadas en el sentido del tener para pertenecer a una clase, arriba y abajo; y ningún valor, ninguno, y un desprecio total por la vida del otro.
Pero luego, tu clase, anónimo, se asusta de los cuervos que crió el modelo de "producción simbólica" del capitalismo, y que salieron a comerles los ojos tratando de rasguñar algo de lo que "las creaciones simbólicas" del capitalismo le prometieron a todos, y que se los empomó a todos con la idea de que es una cuestión voluntarista, que el quiere puede tener todo y demás perogrulladas fomentadas por esas "creaciones simbólicas" que fueron los libros de autoayuda de los 90s que parecen salidos de una máquina perversa de think tanks de derecha y que tu clase, anónimo, devoró hasta que le deformó las neuronas y el alma llenándolas del individualismo más inmundo e impiadoso que haya existido desde el feudalismo.
Camilo y tantos otros como él, salieron a producir lo único que se puede producir en la marginación cuando no tenés acceso a otra opción: violencia. Una violencia como respuesta a la violencia sutil para los de tu clase, pero tangible para los que sufren la ausencia de lo más básico.
El lugar que el modelo tiene previsto para los Camilos es la exclusión o la cárcel, una construcción real pero llena de contenido simbólico, y más ahora que nunca que es caballito de batalla de eleciones y de marchas con velitas por los niños clase media -¿fuiste a la marcha de la CTA contra el hambre de los chicos pobres, anónimo?, ¿o tus "creaciones simbólicas" ya están tan hechas carne en vos que es imposible que sientas empatía alguna por alguien que no es de tu clase?-
Camilo, llega a los 19 siendo, como él mismo dice en este post -y que parece que los anónimos no saben leer ni interpretar- siendo una "consecuencia social", yo agregaría, además, una consecuencia política y económica, y existencial: sólo se puede ser lo que se aprende a ser.
Camilo, es un sobreviviente. Cuántos como él mueren de hambre, o por las balas de la policía. Pero además es un sobreviviente de toda la desidia estatal y social, porque aun así, con todo en contra, con nada a favor en su corta vida, puede sobreponerse sobre eso y expresarlo con palabras, no en una "construcción simbólica" sino en un manifiesto de los de que son como él y que no no tienen donde ni saben como decirlo.
Este chico no para de advertirnos que, ya que nosostros podemos, tuvimos mejor educación, etc, si dejamos las cosas como están, nada va a cambiar con mano dura.
Post a post nos dice que son rescatables, que si hubiera habido deportes o contención artística, que si las escuelas no se hubieran precarizado, que si no los hubieran dejado tirados a su suerte, sus elecciones habrían sido otras, porque habría tenido más temprano, opciones.
Y si aun así, no lo entienden los anónimos insensibles, adoctrinados por "las construcciones simbólicas" de los medios que los asustan, entonces es porque estos anónimos que ni siquiera dejan el link de su blog -no vaya a ser que un negro villero se les meta a opinar ¿no? cómo se les nota el miedo, el prejuicio y la hilacha discriminadora hasta en eso- enotces, como dijo Camilo, son "estatuas, una botella vacía".

aletorres67@gmail.com

Celeste Credidio dijo...

ojala que tu mirada tan clara y tan vivencial nunca se ahogue... ni que nadie intente frenar tu vuelo interior...

camilo al salir nunca ensucies tu camino

un abrazo enorme

Celes
la del taller =)

Diana dijo...

Usas el mail este? Te escribi
Ya estoy en el sur y consegui trabajo

beso enorme te quiero

facho mal dijo...

Viejo, si yo trabajara 12 horas en una fábrica me sentiría un pelotudo sometido. Por respeto A LOS QUE TE DAN DE COMER que son los laburantes de las fábricas, callate la boca. O te pensás que la comida, el agua corriente, las garrafas, las cárceles, las Nike y los celulares nacen de los árboles?

todos dijo...

el gran desafío es soportar los comentarios muy poco inteligentes de las personas que como anónimos, dejan en este blog. Me impresiona la poca capacidad de ver al otro, de ver que le pasa al otro, y sobre todo, preguntarse porqué le pasa lo que le pasa al otro. En definitiva, la poca capacidad de ver quienes somos TODOS como sociedad. Yo también soy César.
Te felicito por exponer tu pensamiento, tan claro, tan rico. Y soy socióloga y te digo que en lo que decidas desarrollarte, seguramente vas a poner el corazón, y eso te garantiza la victoria.
Besos,
marina

Nacho dijo...

El sistema es muy perverso. Arruina a los pobres y arruina en menor medida a las capas medias. Los pobres, desesperados, terminan saliendo muchas veces a robar, obviamente a las capas medias porque las altas tienen una seguridad mejor paga y más difícil de franquear para un amateur salido de una villa. Entonces cuando alguno de las clases medias sufre un afano, grita, ¡me robaron, qué horror, hay que terminar con esto! Y los medios -controlados por las clases altas, obvio- se hacen eco infinitamente de eso y gritan: ¡le robaron, qué horror, hay que terminar con todo esto! ¿Y cómo terminar con todo eso? ¿Terminando con la injusticia del sistema que llevó al pibe a salir a meter caño? Nooooooo... el capitalismo y la desigualdad y la miseria que generan son incuestionables. La solución que proponen es "bajar la edad de imputabilidad", "meter mano dura", "terminar con el garantismo", etc. Así, el sistema logra exactamente lo que quiere: pone a las capas medias contra las capas bajas a pelearse entre sí, mientras unos pocos privilegiados embolsan ganancias millonarias sin que nadie se acuerde de que existen porque están ocupados peleándose en medio de la miseria que ellos crearon.

Un abrazo, Camilo, y otro a DagNasty y a Alejandra, que da gusto leerlos, cosa que no puede decirse de algunos anónimos, que se comportan exactamente como esa clase media pelotuda que se pelea con el pobre y lo culpabiliza de todo en vez de ver al rico que hizo millones mientras el resto se hundía en la miseria, creando el problema que el resto sufre.

Anónimo dijo...

Camilo
qué hermosa tu página y qué bien escribís
no creo que ahora puedas entrar, de todas formas voy a ir a verte pronto. Espero que estés bien. te mando un beso grande.
Maria.

Kwaichang Kráneo dijo...

El adoctrinamiento es grande. Hemos sido educados como perros, para obedecer. Nos han hecho creer que el dinero es natural y obtenerlo algo bueno. Nos han hecho creer que somos perros que no merecen ser otra cosa que esclavos, manejados y dominados por otros perros serviles más poderosos. LA CULTURA DEL TRABAJO ES UNA ESTAFA Y UN CONDICIONAMIENTO INSTITUIDO POR EL SISTEMA. Todos nosotros somos víctimas de la explotación, algunos se dan cuenta, otros no soportan el yugo. La sociedad está enferma, y estar adaptado y de acuerdo con una sociedad enferma no es signo de buena salud. El sistema de explotación se llama MONETARISMO. El dinero es esclavitud. Camilo, vos pagaste muy cara tu libertad y nadie se merece ser excluido a priori de sus necesidades humanas, pero te les escapaste, tu mente logró darse cuenta por dónde viene la cosa. En tu celda sos más libre que cualquier perro deslomado que escribe lleno de rencor por la vida de mierda que le han obligado a comprar y el profundo miedo que le enseñaron hacia el otro. Ser un esclavo no es un estigma ni una culpa, pero estar contento de ser esclavo es señal de que nos tienen atados con la cadena más gruesa: la ignorancia.

Pamela dijo...

Camilo no le des bola a los anónimos, o mejor sí pero para hacerte fuerte y saber que cuando salgas va a haber mucha gente que piense igual que esos "anónimos" y que no saben valoran los cambios y mucho menos, no saben valorar la poesía.
Es muy importante lo que estas haciendo por vos, por tu futuro y por todos.
Desde esta página estas mostrando al mundo que se puede y que "los pibes chorros" que la tv muestra como mounstros a los que hay que encerrar para no "ensuaciar" nuestra "hermosas sociedad" también son personas que sienten, viven, aman, escriben poesia, pueden cambiar y hacer cosas como estas: algo realmente muy bueno.

Pamela

Martín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tendidito dijo...

la gente que trabaja nuchas horas sin un ideal, esta sometida.. si cada persona encuentra su vocacion resulta mas eficiente en el trabajo y lo disfruta sin sometimiento. el que esta doce horas en una fabrica o en un taxi, o en un maxiquiosco, porque no tiene herramientas para hacer lo que realmente quiere. no puede disfrutar nunca.. las herramientas para encontrar la vocacion son para mi. fomentar el arte y el deporte en la infancia. jugar, divertirse, disfrutar.. si disfrutamos cuando somos chicos. luego seguimos buscando el disfrute. sino. solo buscamos dinero sin comprometernos con lo que hacemos. o teniendonos que someter en un trabajo cualquiera.

es hermoso leerte camilo. gracias

LELIO dijo...

CAMILO: ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON LO QUE DECIS Y PENSAS, POR TU INTELIGENCIA Y MANERA DE VER LAS COSAS,POR TU SABIDURIA Y TU CORAJE PARA TRANSFORMAR EL DOLOR Y TUS MISERIAS EN ALGO TAN HERMOSO COMO TUS POEMAS, POR PONER TANTO AMOR Y SUBLIMAR TODO LO MALO QUE TE TOCO VIVIR Y HACER DE ELLO ARTE CON MAYUSCULAS, FUERZA CAMILO NO AFLOJES, MILES DE PESONAS TE QUEREMOS Y ESTAMOS CON VOS.-

Anónimo dijo...

Agradezco haber llegado a este blog. Lo que decís Camilo, puede ayudar a mucha gente a entender el otro lado, el tapado siempre por los medios.
Soy uruguaya y en estos días Pedro Bordaberry, el hijo del dictador, está llevando a cabo una campaña para bajar la edad de imputabilidad. Usando el miedo de la gente para beneficio propio.
Compartiré el blog y confió en que pueda "abrir cabezas".
Además, quiero pedir permiso a Aejandra para utilizar su explicación, yo no se tanto del tema pero considero que está muy bien explicado el proceso en el que todos estamos inmersos, más allá de que sea del otro lado del río.

Saludos
Lucía Pérez, Uruguay

Anónimo dijo...

Así como Lucía Pérez, agradezco haber llegado a este blog. El que me dio esa posibilidad fue Alejandro Kaufman (profesor de la Facultad, en la cual curso la carrera de Comunicación). Viejo sabio si los hay.

Demás está decirte, Camilo, que el empeño que le pones a tu arte, expresado en tus lineas, connota por sí solo.

Te cuento que este post, es de los primeros que voy leyendo, y ya bastan, para dar cuenta del poder que tenes en tus manos.
Aprovechalo, exprimilo a más no poder; y que desde ahora, se transforme en tu arma más letal y de la cual no se pueda, ni se puedan escapar.
Dale nomás, Camilo.
Un abrazo grande, imaginario y a la distancia.

(Igual, seguro me encontrarás comentando más adelante).

Gonzalo Bautista,
S. S. de Jujuy.