jueves, 10 de abril de 2014

Vamos a la pausa




Mirar una publicidad
me hace dudar de darwin
y la evolución.
La publicidad
nos exhibe nuestra barbarie
nos recuerda la parte dura
de nuestra piel
de nuestro amor.
¡Todos los sueños puedes cumplirlos!
grita un cartel...
pero no grita
ni dice en voz baja
que para que alguien sueñe
otro tiene que construir la cama
muchos sueñan lo mismo
pero más son los que fabrican camas.
¿tan idiota somos los humanos para un cartel?
¿tan escasos de piedad?  
¿Quién diseña los carteles, los volantes, los  videos?
¿Quién les dice que la humanidad es eso?
¿La excusa del salario todo lo absuelve?
¿Si uno sueña un mar transparente
porque al despertar es un lago oscuro contaminado?
A la montaña tan solo quiero contemplarla
pero me responden que lo importante 
es llegar a la cima y sacarse una foto.
La ciencia admite que somos cuerpo y sentimientos
pero desconoce que somos guiados por los símbolos
anesteciados por los signos
castigado por la publicidad.
por esa  publicidad que vida propia tiene
por esas cifras imaginarias de corazones sin sangre
de almas atravesando desiertos de soledad
dicen que no sirve la esperanza
porque ellos ya compraron el futuro.


4 comentarios:

Joaquin Obispo dijo...

Gracias por pararnos, Camilo.

ignacio settembrini dijo...

Increíble, realmente profundo, me encanto.

Administrador dijo...

Camilo: admiro tu laburo. me encantó el poema

leti aguiño dijo...

te acabo de descubrir Cesar , y aprendo, y pienso, y acuerdo y vuelvo a pensar. Es un encuentro y eso es la vida, la que vos relatás y detrás de la que vas, la de verdad, la que todos tenemos acceso por ser humanos tengamos el entorno que sea.
gracias, y te sigo leyendo y ahora viendo tu cine.