miércoles, 18 de marzo de 2015

Retorno.

enredado entre los cables de la frustración
de los frenos
de los no fraternos
de los frágiles
de los refrigerados

la luz que es escupida
a espaldas de los autos
calma mi ansiedad 
hasta que el colectivo acelera nuevamente

al bajar el peligro es inminente
en cualquier momento 
me pueden evangelizar

vienen y les digo
que yo me inclino ante cualquier dios 
que no perdone lo imperdonable

y soy hermano 
de quien ame la pregunta
que hace interminables 
las madrugadas.


2 comentarios:

Tabby Cordero dijo...

Tus palabras ponen luz en la sórdida agonía urbana, hace visible lo invisible y agudiza el alma para comprender.

Tabby Cordero dijo...

Me olvidé de poner el correo- Perdón-