martes, 5 de julio de 2016

Ridiculez atemporal.

deambula siempre impune el horror
ahí vienen esos hombres sin amarillo
esos corazones sin rojo
que se pasean triunfantes por la realidad

es la hora de los colegas
ansiosa la indiferencia se desparrama por las calles
el pueblo embrutecido y lubricado
cierra filas entre su manada

los rostros pierden su arco iris
se duermen las nubes 
el espíritu se abriga con cartón 

así es y será 
levantaremos bellas estatuas
a los inviernos más elegantes

mentira astuta y profunda
rostros parecidos del ayer
relevo sistemático 
de la gran cultura.

1 comentario:

DDcueros Siempre Cuero dijo...

BUENISIMO. COMO LA DURA REALIDAD.