martes, 16 de febrero de 2016

nosotros los normales

prefiero quedar eternamente solo
a que sean los ruchis
los que luego de una madrugada sin miedos
me lleven hasta la puerta de mi casa
prefiero la amistad de un loco a la falsedad de un sano
porque siempre hay vida en su vino tinto
aunque sus rostros apesten de infectadas heridas
aunque pierdan por nocaut todas la batallas
aunque aturden hablando de un amigo invisible
aunque vomiten en mi lecho
los desechos de la flema psiquiátrica
ellos son indispensables
porque no dudan en inflarse el pecho al ser hospitalizados
siento admiración por ese estómago y todo lo que resiste
por esas piernas que no se cansan de caminar
de esos ojos que se niegan a dormir
que no saben quiénes son
ni les importa averiguarlo
que revuelven adentro y encuentran algo
mientras nosotros los normales impotentes andamos
un loco en nuestra espalda es la mejor seguridad
te esperan en la esquina con su clásico amor
con su inigualable ternura
y si de afuera aparentan ebrios
es porque en su interior brilla la sobriedad
son los únicos que saben realizar el milagro del silencio
y que pueden avisarte
cuando ronda cerca la muerte.

2 comentarios:

Lelio dijo...

Brillante, la excelencia de tu arte que no deja de sorprenderme y admirarte dada dìa mas, te quiero mucho POETA

Mily Colque dijo...

que grandes sentimientos debes tener por dentro para soltar tanta dulzura verdadera