jueves, 24 de marzo de 2016

Los desaparecidos son como estrellas.

Los desaparecidos son cuerpos celestes
que guían a todos aquellos
que para caminar no necesitan una brújula
sino tan solo mirar al cielo

esferas radiantes
que nos levantan la frente
cuando aturde la desesperanza

ni todas las canciones del mundo
sonando en simultaneo
ni todos los poemas desenvainados
ni todos los colores abrazados
podrán aliviar esa huella

pero nos queda
la lucha por el recuerdo

Ese río ahí
con semblante plateado
se llenó con lágrimas de agonía
de todas las torturadas
de todos los torturados

verdugeados hasta el infinito del dolor
por cometer el delito más bello
soñar una balanza
con dos gramos de justicia

ese río gigante que está ahí
y que pocos miran
se tragó sin piedad
adolescentes que en plena pubertad
fueron masacrados por su solidaridad

ese maldito río
fue el colchón final
de obreros obligados a morir
en rituales de terror que no imaginó
ni el arquitecto del infierno

donde se renovaron los métodos de la monstruosidad
y muchos no dudaron en aplaudir el calvario
en justificar con cristo
a los bebes arrancados de sus madres

miles simularon estar sordos
cuando los gritos de desgarro
quebraban el viento
y aturdían al firmamento

almas con nata aun sienten nostalgia
de esos macabros y eternos días
pobres de ellos que con sobredosis de miedo
reducen a piedra y obediencia
todo lo blando del espíritu humano

pobres de esos
que sueñan un jardín
donde los pájaros no canten
sino que repitan al unísono;
¡si señor!
¡si señor!
¡si señor!

2 comentarios:

Unknown dijo...

Tu poema es lo más profundo que he escuchado, leído e incluso reflexionado en relación a este dolor que vivió mi generación y que todavía es herida abierta. Gracias César!! Marta (la amiga de Alberto)

Mily Colque dijo...

sos lo más real que vi en los últimos tiempos