miércoles, 6 de abril de 2016

Tan celestiales y tan soberbios.

Ya no quedan ojos que miren hacia allá…
al fondo del horizonte
hoy nos sumergimos felices en ese mar infinito
de cables desmenuzados

¡ya no hay más cuerpos!
¡hay personas que hablan en lenguaje de cajero automático!
orgullosos de su tecnología torturan
y amputan al tiempo

una vida sin vida se reproduce incesante
con semen químico
sus besos no tienen volts,
son átomos en agonía
moléculas sin brillo y plaquetas partidas

circuitos sin fuerza, lámparas sin reacción
transmiten por banda ancha el miedo al amor

a través de los satélites expanden
su metafísica militar
y así similares en sus formas marchan
exactos en sus reflexiones

ríen de los mismos chistes
lloran sobre una idéntica nostalgia
ser esclavo  te inunda los días de amigos

nadie vive sin ir al doctor
dicen que eso sería la soledad y la muerte
la compasión se hace por deber.

2 comentarios:

Anacanta dijo...

La verdad no es fácil de matar.
El delincuente infringe la ley
la ley infringe la justicia
y la hipocresía
intenta dar sentido al engaño.

Un saludo

Yeyo Ismael dijo...

Hola Cesar, es un Placer haberte encontrado, un placer y un alivio ante la realidad social, leer tus poemas. Son una caricia incluso con tanta verdad encima.. Me alegra poder leerte.
Gracias por tu crudeza, por tu verdad, tu mirada, por teñirla de poesía y así leberarnos, de cierto modo, del peso realista. Ojala todos puedan conocerte. Particularmente, me gustaria hacerlo personalmente. Ya te estoy admirando. Abrazo gigante genio.